Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

El Sol de la Verdad

Cuentos de mi proceso terapéutico

 IMG 4222Un día desperté con la luz del Sol... ¡Sol!

Tardé unos segundos en darme cuenta de lo que esto significaba. Hacía dieciséis años que no veía la luz del Sol. Me dolían los ojos, pero me sentía feliz. Sentía como me calentaba el cuerpo aquella luz. Sentía como cada parte de mí sonreía y brillaba. El Sol... Ya casi lo había olvidado.

Mis ojos ya se habían acostumbrado a la luminosidad y pude ver montañas a lo lejos, un bosque y después una llanura. Miré hacia arriba y lo vi: El cielo. Se me llenaron los ojos de lágrimas al ver la inmensidad azul de aquel cielo. Sin una sola nube, el cielo azul, limpio e inmaculado. En ese momento descubrí que estaba muerta. Era la sensación más curiosa que había sentido jamás. Sentía cada célula de mi cuerpo, cada latido de mi corazón, cada respiración... Pero era otro lugar, no estaba en el mundo de los vivos. Pedí ayuda, y apareció una enorme águila surcando el cielo. Sus plumas doradas a la luz del Sol. Aterrizó a mi lado y me saludó, diciendo:
-Te esperábamos.
Me incliné y le dije:
-Estoy perdida, no sé ni qué sitio es este, ayúdame por favor.
Me lanzó una mirada cargada de amor y de significado, de esas que solo se entienden con el corazón.
-¿¡Cómo que no sabes dónde estás!? ¡Estás aquí, en casa! De vuelta a casa, amiga.
-Pero esta no es mi casa... Ha cambiado, es distinta...
-Tal vez la que has cambiado eres tú.
La miré extrañada. El caso es que lo que decía era verdad, yo ya había estado allí...
-¿Estoy muerta?- Pregunté.
-¡Estás más viva que nunca!
-Cuéntame por qué veo el cielo y el Sol. No es lo normal, hace años que no sale el Sol de entre las nubes.
-El Sol de la verdad está siempre brillando. ¿Qué son las nubes en comparación con su inmensidad? ¿Acaso unas nubes pueden tapar el Sol? Las nubes de tus pensamientos tapan el Sol de tu verdad, pero ese Sol siempre está detrás brillando. De repente, en un instante puedes verlo, y descubres que cada persona que has visto hoy por la calle, cada baldosa que has pisado, cada mirada, cada pájaro, cada voz, cada respiración... Todo ha ocurrido para que hoy puedas estar aquí, escribiendo esto, con lágrimas en los ojos y sabiendo que no es tu mano la que escribe, sino la mano de la humanidad, el clamor de las almas pidiendo ser escuchadas. Ahora crees en la magia, porque la magia está ahí cada día, la magia es vivir. Es la música del universo que está ahí para los que la escuchan.

Dibujo: Adela Rodríguez
Texto: Paula Rodríguez

Está aquí: Inicio - CUENTOS, CUADROS Y CANTOS - CUENTOS - El Sol de la Verdad