Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

Luna luneta casca – veleta

Érase una vez un niño que se llamaba Lucas. Desde los 6 años tenía miopía y astigmatismo, o por lo menos eso le decían los médicos y su `familia´. A Lucas le hacían creer que llevar gafas le curaba la vista y él, como un tonto sin poner atención en su cuerpo, se lo creía.

A Lucas lo que más le gustaba era leer, escribir y mirar a la luna. Todas las noches oía un cascabel, subía al tejadillo junto a sus cinco gatos a mirar la luna. Allí miraba las estrellas y escuchaba a la luna y ella le decía cosas que nadie le había explicado nunca antes.

Un día pusieron una veleta en el tejado de su vecina. Desde entonces miraba fascinado también a la veleta.

Una noche se le ocurrió mirar hacia dónde se movía la veleta y decidió seguirla y así Lucas con diez años, se puso en marcha por su propio camino, soltando a sus padres.

Desde ese momento se le empezó a curar la vista.

Sus padres no le soltaban y le iban “comiendo” y atontándole. Su madre decía que ella era buenísima, que no mentía y que tenía mucha consciencia y que él era “su” príncipe. Su familia le decía que se le curaba la vista por llevar gafas. Lucas harto de que le mintieran cogió, rompió las gafas y se fue a Chile con los chamanes que eran de verdad sus amigos y su familia.

¿Y qué pasó con la luna? Ella se separó de Lucas, aunque cada noche le observaba y le cuidaba desde el cielo, y se fue a ayudar a otros niños y niñas como yo.

Maya Lía
07-07-2015

Está aquí: Inicio - CUENTOS, CUADROS Y CANTOS - CUENTOS - Luna luneta casca – veleta