Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

Crecí en esta Escuela y poco a poco me fui soltando, aprendiendo a ser persona.

Más o menos a los 13 años empecé a hacer Chi Kung y pasé de ser la que suspendía las pruebas de flexibilidad en Educación Física a ser de las que sacaba las mejores notas. Luego empecé un grupo de pre- Formación y después Formación. Siento que en los años que llevo aquí he crecido y madurado estando al lado de las personas de este grupo, que me han acompañado durante casi toda mi vida. Vine a esta Escuela casi sin poder hablar, siempre afónica, y ahora puedo hasta cantar y disfrutar de ello.

Cuando entré en Formación lo hice buscando conocerme más, y lo que me encontré fueron muchas partes de mí que me cuesta ver, y todavía sigo encontrándolas, que no soy la niña tan mona que creía ser. Aunque lo que encuentro muchas veces no me gusta y me resisto a verlo, cuanto más me conozco más real me siento, y siento fuerza para cambiar las partes de mí que me hacen daño.

En este grupo no tengo que interpretar un personaje ni sostener ninguna imagen. Soy real. Y lo que he encontrado es que me gusta más ser real que ser esa imagen que siempre intento dar. Para mí, estos años aquí han sido como ir corriendo velos, como ver la vida de otra manera, o más bien como empezar a vivirla.

Y lo que hago hoy aquí es seguir viéndome, aprender a estar con las personas sin fingir, sin aparentar. Me siento muy acompañada aquí y el trabajo que hacemos, me ayuda mucho. Gracias a este grupo puedo hablar con mis padres y que me escuchen, también aprender a escucharles yo, sentirme cada vez más a gusto conmigo y con mi cuerpo, no sentirme sola... que son cosas que para mí como adolescente y creo que para cualquier persona de mi edad son importantes. Estoy contenta, tengo muchas personas con las que compartir risas y llantos, con las que compartir vida. 

Paula

 

 

Está aquí: Inicio - VivenciasAlumnos - Llegué a esta escuela -Paula rodríguez