Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

Transcurría el año 2006 - Javier Muñoz

Transcurría el año 2006 y mi situación personal era la siguiente: Acababa de dejar no hacía mucho (Mayo 2005) mi trabajo en la empresa de publicidad que había tenido. Comencé una formación de yoga y al poco tiempo empecé a dar clases de yoga.

Mi situación de pareja-familia no iba bien, teníamos un niño de 3 años, mi mujer tenía un trabajo muy absorbente  por lo que siempre estaba muy cansada y no estaba nada en casa. Prácticamente era yo el que se encargaba  de cuidar a mi hijo, además de las labores de casa y de mi trabajo dando clases.

La situación fue empeorando, empecé a conocer a otras mujeres entre compañeras de yoga y madres de otros niños del parque al que iba con mi  hijo. Cada vez me parecía más agradable estar charlando en el parque con otras mujeres o con compañeras de yoga, en contraposición a las discusiones que me tocaban en casa  muy frecuentemente.

No veía ningún futuro a mi relación, había llegado al desencanto, a la desilusión, al desenamoramiento… hasta tal punto que decidí que quería separarme.

Por entonces, mi mujer había empezado a ir a terapia individual a la escuela. Mi idea de entonces era:

-          Bueno, ¡pues que vaya! ¡a ver si la arreglan!

Para mí que me sentía “abandonado” por ella y que consideraba que tenía la culpa de todo, era una opción…

Al poco tiempo mi mujer me dijo que le habían propuesto hacer una terapia  de pareja, y yo a pesar de mis reticencias fui… no tenía nada que perder… me iban a dar la “razón” a mi… 

A partir de entonces empezamos un proceso de terapia juntos, complementado también  con terapia individual, en el que empecé a verme a mí mismo, al margen de mi relación con mi pareja.

Fue así como empezó todo, pero esto no tendría sentido sin la continuación en el Ahora…

En 2007, cuando nuestra situación de pareja estaba ya mejor, la escuela iniciaba una formación de terapeutas a la que nos apuntamos ambos.  

Desde entonces sigo formándome  y asistiendo a grupos semanales de conciencia, donde aprendo a “vivir”,  a relacionarme con los demás y conmigo mismo, a ver mis partes negadas, a ver al otro y poder ayudarle y en definitiva a “darme cuenta” de lo ciego y dormido que estaba antes como “ser” humano.

En este caminar, he aprendido a amar a mi mujer con muchísima más verdad que antes de llegar a la escuela, a amar a mi hijo dejándole ser él, sin proyectarle mis  carencias o realizarme a través de su vida.

También por supuesto a ser mejor profesor de yoga, a ser mejor compañero, a ser mejor persona.

Lo que he recibido  y sigo recibiendo en esta escuela es incalculable, hasta el punto que en mi vida se ha producido un cambio completo, que me ha hecho crecer como persona “íntegramente” en todos los aspectos de mi vida.

LA ILLAHE ILA LA

HARI OM TAT SAT

10-05-2014 - JAVIER MUÑOZ PEREZ     

 

Está aquí: Inicio - VIVENCIAS DE ALUMNOS - Transcurría el año 2006 - Javier Muñoz