Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

¿Para qué vine a esta escuela? por Mayte

Tenía casi 30 años y vivía con mi madre. Esperaba un futuro prometedor que no llegaba. Y mientras esperaba no hacía el proyecto porque también llegaría con el futuro, ni tenía un trabajo estable, ¿para qué? Ya llegaría. Y además tenía casa, comida materna y sueldo paterno. Y estaba ocupada esperando mi futuro.

Claro, por dentro me sentía horrible y empezaba a notarlo hasta yo. Y así llegué a terapia.

¿Qué me encontré?

Me encontré algo nuevo y excitante y VIVO.

Primero un lugar dónde podía hablar de verdad de lo que me pasaba por dentro. Luego un lugar dónde me empezaron a hacer ver lo que me pasaba de “VERDAD” y no todas esas películas sobre mi que llevaba puestas.

Me encontré con una yo que no quería ver, pues no tenía nada que ver con la fantástica. La que debajo de cada acción, muchas veces, tiene una intención no saludable para los demás y para mí, la manipuladora, envidiosa, cobarde, falsa, lujuriosa, quejosa, caprichosa y desconfiada. Me la sigo encontrando pero ahora ya la conozco y la veo venir antes. Así puedo cambiar el rumbo hacia algo más sano para mí y para los demás.

Y también me encontré con personas que me quieren y me acompañan. Me encontré con Itziar, que me quiere constante e incondicionalmente y me enseña a quererme a mí y a los demás. Con José Carlos que me acompañó desde el principio con paciencia y cariño. Me encontré con David que hoy se parece mucho más a él que cuando le conocí y me acompaña en este camino. Me encontré a Luz, que llego a este lugar a través de mi tripa. Me encontré con esta familia. ¿De tres?  No, de más de cuarenta.

Y sin darme cuenta casi, ese futuro que yo esperaba se me hizo presente. Y esa vida es esta vida.

Así que, ¿qué hago ahora aquí?

Pues  VIVIR

Mi vida es una pecera hecha por Leticia y Luz en el cabecero de mi cama.

Un móvil que me guarda cuando duermo hecho por Marina.

Mi vida es sentarme con Nadinne y Luz a comer y sentir que estoy en casa (y podría estar físicamente en cualquier sitio).

Las infusiones picantosas de Josefa para curarme el catarro.

Mi vida es un deseo sincero hacia Paula de que le vayan bien los exámenes, y la carrera y la vida.

Mi vida es el brazo de Adela hija para subir la cuesta y sus palabras llenas de amor sin decir amorosidades.

Y el brazo de Adela madre para bajar la cuesta y sus palabras llenas de ella y yo en palabras.

Mi vida es el pantalón de Vanessa que me ha estado engordando últimamente el cuerpo y el ánimo.

El brazo de Isabel paseando por Cuacos en busca de un lugar juntos.

El beso de David diciéndome ¿quién es lo más bonito del mundo? Tras una terapia con Itziar.

Y también Luz y Marina y Alma y Maya y Ana Luna y Amanda y Yerai e Iker.

Y todas las mujeres, hombres y niños que están hoy en este grupo y también los que estuvieron y se fueron y los que nunca estuvieron aquí.

Claro mi vida también es un camino de errores, enfermedad, aprendizaje y regalo.

Esta es mi vida hoy sabiendo que esta mañana hablé con Itziar y esta noche puedo escribir con esta mano que no escribía desde el domingo de Ramos.

Mi vida hoy está más viva y mi futuro es más presente.

Y doy gracias a la vida porque Dios me trajo aquí y me puso en esta Escuela para aprender a VIVIR.

Está aquí: Inicio - VIVENCIAS DE ALUMNOS - ¿Para qué vine a esta escuela? por Mayte