Aquí y Ahora Escuela de Integración Psico-Corporal Emocional y Espiritual

Cuando llegué a la Escuela- B. Villaverde

Pedir ayuda abiertamente no era mi  fuerte, así que llegué a la terapia a través de un proceso de formación en Gestalt. Empecé a tomar sesiones individuales con José Carlos Alvero. Después, por sugerencia suya, entré en el grupo de los miércoles. Y ahí empezó mi camino en la Escuela Aquí y Ahora. De eso hace ya 14 o 15 años.

Cuando llegué a la Escuela tenía alrededor de treinta años. Me sentía solo, me quejaba de mi vida, tenía la impresión de que nada cuajaba (ni relaciones, ni trabajos…), tonteaba como un adolescente y me refugiaba en mis amigos, mis hermanas, mis padres, el futbol, el sexo y en todo aquello que me distrajera de mi mismo. Pero sentía un fondo de amargura y de vacío que no llenaba.

Leer más...

Llegué a esta escuela -Paula rodríguez

Llegué a esta Escuela porque mis padres me trajeron cuando era pequeña. Al principio iba simplemente porque me llevaban a terapia con Itziar y José Carlos.

Llegué como una niña que a simple vista era buena, monísima y perfecta, pero por dentro era un robot: no hablaba ni me expresaba, no contactaba de verdad con nadie. Al principio, iba a terapia con Itziar, y empezamos a hablar con dibujos, me decía que dibujara lo que sentía y poco a poco nos íbamos comunicando.

Sentía que era una persona que me escuchaba de verdad, que me miraba de verdad.

Leer más...

Vivencia de un alumno - Javier Prado

Llegué a terapia con tres objetivos claros:

-          Tener novia

-          Aumentar mi autoestima

-          Dejar de sentirme solo

   En realidad, “rascando” hasta lo más simple, puedo decir que mi principal intención era conseguir una mujer para tener sexo. Necesitaba terapia porque en mi interior me sentía vacío, confuso, y sufría un importante problema relacionado con mi sexualidad.

Leer más...

Está aquí: Inicio - VIVENCIAS DE ALUMNOS